Mass Stalker.

Hace como 2 años, una amiga de Guadalajara y yo comenzamos un experimento. Decidimos crear personajes ficticios en internet, asemejando personas extranjeras viviendo en México, para ver la reacción de los internautas.

Yo, al ver que en la televisión la imagen del vatito guapo latino es establecida para los argentinos, me hice pasar por argentino. Claro, con esta cara de indio sería pariente de Ludueña, pero ni modo.

Poco después quité mi perfil porque inicié un noviazgo y me quise evitar problemas. Sin embargo, mi amiga le siguió y comenzó a poner fotografías de una chica venezolana, creo. Se dejaba piropear y ponía una que otra foto sugerente invitando a las personas a “votar”. Obviamente, el 99% de los que votaban eran hombres, las otras eran chicas perdidas o lesbianas.

Tiempo después a mi amiga le dejó de interesar y ahí dejó la página de su alter-ego. No hubo mayor atención y se le olvidó por completo. Hace poco recordé el experimento y le pregunté sobre cómo le había ido. Ella revisó su cuenta y se encontró con la sorpresa de que le seguían escribiendo.

Pero lo más chingón de todo esto son los mensajes. Si a los asesinos en serie se les conoce como Mass Murderers, a estos tipos “busca-amigas” se les debería llamar “Mass Stalkers”, o lo que es lo mismo “Acosadores en Masa”. Nomás hay que checar el tipo de mensajes que llegaban. Continue reading